CÓMO MONTAR UN CULTIVO HIDROPÓNICO, GUÍA COMPLETA PASO A PASO

Existen diversos sistemas para cultivar cannabis, pero uno de los más avanzados es el cultivo hidropónico de marihuana. El siguiente artículo consiste en un tutorial que sintetiza todos los paso y conocimientos necesarios para realizar un cultivo hidropónico que funcione a la perfección. Cuando hacemos referencia al cultivo hidropónico, estamos aludiendo a uno de los sistemas más productivos y con mejores resultados en cuanto a calidad se refiere. Esto se debe a que produce un crecimiento radicular superior al cultivo en tierra y, por consiguiente, también tiene un crecimiento vegetativo mayor y una producción final casi inmejorable.

¿Cómo funciona un cultivo hidropónico?

El sistema que nos supone objeto de estudio es un método empleado para cultivar plantas utilizando disoluciones minerales en lugar de emplear suelo agrícolas. Etimológicamente, la palabra surge de los vocablos griegos ὕδωρ [hýdōr] = ‘agua’, y πόνος [ponos] = ‘labor’, ‘trabajo’. Como resumen, señalar que las raíces reciben una solución nutritiva y estabilizada, disuelta en agua y con todos los elementos químicos esenciales para el correcto funcionamiento de los ciclos vitales de la planta. En cuanto a la solución en la que crecerán las plantas, indicar que puede ser una solución mineral única, o un medio inerte, tipo arena lavada, grava, coco o perlita, entre otras.

¿Cuáles son sus orígenes?

Los orígenes del cultivo hidropónico se remontan al 382 a.c. Esta técnica de cultivo fue empleada por primera vez por el pueblo azteca. La técnica en cuestión fue empleada con éxito mediante el uso de una chinampa y llegó a ocupar la extensión total del lago de Texcoco. También los romanos empleaban dicha técnica, concretamente fue el emperador Tiberio el que introdujo el cultivo hidropónico del pepino ya en el siglo I a.c.

Por tanto, ya desde las primeras civilizaciones humanas se empleó el cultivo hidropónico, y éste no ha dejado de evolucionar. La primera información escrita de la que tenemos constancia, data del 1600, momento en que el belga Jan van Helmont comenzó a documentar sus experiencias respecto a cómo obtienen los nutrientes las plantas a través del agua. Ya en el siglo XVII apareció el primer estudio público acerca del cultivo de plantas terrestres sin emplear suelo, el famoso Sylva sylvarum de Francis Bacon.

orígenes del cultivo hidropónico

A partir de ese momento, a lo largo del siglo XVII, hasta el XIX aparecieron una gran cantidad de estudios al respecto. Pero no fue hasta el siglo XX, cuando William Frederick Gericke, profesor de la Universidad de California en Berkeley, publicó el primer trabajo en el que se sugirió emplear los cultivos hidropónicos para la producción agrícola vegetal. Sus experimentos con tomates demostraron que era una solución más que conveniente para aumentar la producción y satisfacer las elevadas demandas alimenticias de la nueva situación demográfica. Por último, mencionar a William F.Gericke, el fundador de la hidroponía moderna.

¿Cómo se hace? Guia para un hidroponico de marihuana. ¿Qué sustrato emplear?

Señalar que la hidroponía moderna, es un sistema de cultivo artificial pero no antinatural, ya que se basa en los mismos principios que la naturaleza ha establecido como patrón para la vida. Es decir, cuando cultivamos con un sistema hidropónico, simplemente estamos empleando un recurso que la madre naturaleza emplea a menudo.

Para empezar con vuestro cultivo hidropónico, debéis de tener claro que vuestras plantas vivirán en un sustrato inerte, como pueden ser la arlita, la lana de roca i el coco. Otro sistema similar es aeropónico, cuyo funcionamiento se basa en pulverizar las raíces con una película fina de solución nutriente en el lugar donde cuelgan al vacío. Entre las opciones de sustratos señaladas anteriormente, señalar que las opciones que incluyen la grava y la arena se obtienen fácilmente pero no son reutilizables y además son difíciles de limpiar. Otras opciones son la lana de roca, los cubos de coco y oasis, rocas de lava, o una de las opciones más destacadas en la actualidad, las “pop rocks” o arcilla expandida. A continuación, presentamos una pequeña guía o manual de cultivo hidropónico.

¿Qué necesitamos?

En primer lugar, debemos de decantarnos por un sustrato inerte. A continuación, explicaremos como realizar el cultivo hidropónico de cannabis sobre sustrato de lana de roca o slabs de coco. En segundo lugar, debemos hacernos con:

  1. Sustento para poder montar base, ya sea una estructura metaliza, de plástico o una mesa de madera.
  2. 5 slabs de coco o lana de roca.
  3. Aproximadamente 20, 25 tacos de lana de roca de 7.5 cms de diámetro.
  4. Cinta americana.

Estos son elementos básicos para montar el cultivo de marihuana, pero lo más importante en un cultivo hydro, es el sistema de riego, que será el encargado de suministrar a las plantas todo lo necesario para el correcto desarrollo de sus funciones vitales. Para poder montar el sistema de riego automático en un armario de cultivo de un 1 m2, necesitaremos:

  1. Bomba de agua de 12001/h con reducción de caudal incorporada.
  2. Bandeja de cultivo 1.00 x 1.10m
  3. Depósito de 90 L
  4. Manguera de 20mm, 1 metro aproximadamente.
  5. Un par de codos
  6. Un par de tes.
  7. Tubo de riego por goteo de 20mm, 5 metros aproximadamente
  8. Bridas metálicas para agua, 14 unidades.
  9. Microtubos, 25 unidades.
  10. Goteros, 25 unidades.
  11. Tapones para final de ramal, 3 unidades.
  12. Temporizador digital para bomba de agua.
  13. Un depósito de 40L para el desagüe.

Todos estos son los materiales que necesitamos, aunque existen una gran variedad de kits de cultivo que vienen ya con todo lo necesario para el montaje. Desde nuestra web te recomendamos adquirir los elementos por separado o mediante kits más individuales que te permitan adaptarnos mejor a nuestras necesidades y ahorrar algo de dinero.

Materiales hydroponico

¿Cuáles son los pasos a seguir?

Una vez tenemos todos los materiales, el siguiente paso parece menos importante, pero es vital para el correcto funcionamiento del cultivo hidropónico para marihuana. Estamos haciendo referencia a la limpieza y desinfección de la zona en la que vamos a montar el cultivo. Desinfectar el espacio en el que colocaremos la mesa de cultivo resulta imprescindible, de lo contrario podríamos tener problemas de infecciones que acabarían con nuestro cultivo.

Una vez hayamos dejado el espacio completamente limpio, nos dispondremos al montaje del sistema de riego automático para cinco slabs con cinco esquejes, es decir, nuestro cultivo hydro, tendrá 25 esquejes.

¿Cómo montar el sistema de riego automático?

El primer paso es coger el tubo de riego por goteo de 20cm y cortarlo en cuatro trozos de un metro de longitud. Uno de ellos lo emplearemos para crear el ramal principal de agua que conducirá el líquido y los nutrientes hasta los tres tubos secundarios. A continuación, cortamos el ramal principal en 3 trozos: el primero, de 20 cm; el segundo, de 40 cm; y el tercero, de 20 cm. Una vez hayamos realizado estos cortes, colocaremos una T en cada uno de ellos, y al final del último colocaremos un codo. Todas estas conexiones deben de ser fijadas y selladas mediante las bridas metálicas. Esto evitará fugas en el sistema de riego y os permitirá aprovechar hasta la última gota de agua.

Una vez hemos fijado todo el ramal principal con las bridas metálicas, colocaremos los 3 tubos de 20mm de diámetro y un metro de longitud, a los lados. Estos tres tubos que harán la función de ramales secundarios deben de sellarse al final con 3 tapones.

¿Montaje de los microtubos?

A continuación, realizaremos el montaje de los microtubos que se insertarán directamente en los tres tubos de 20 mm que cumplen la función de ramales secundarios. Una vez realizado esto, tendremos que hacer un pequeño agujero en el tubo para poder insertarle los microtubos. El agujero se puede hacer con un punzón, y debe de ser un agujero muy pequeño para que los microtubos entren forzados; de lo contrario, cuando la bomba de agua ejerza presión, saldrán disparados y echaremos a perder todo el trabajo.

Una vez tengamos esto claro, procederemos a realizar 10 agujeros para insertar 10 microtubos en el primer ramal; en el segundo ramal haremos 10 agujeros más; y en el tercero y último, realizaremos 5. Por cada agujero, colocaremos un microtubo y al final de éstos, colocaremos un gotero roscado de 41/h. Estos goteros nos permitirán controlar los litros/hora que aportamos al cultivo.

Por último, hay que conectar una manguera al ramal principal, y en el extremo opuesto, tendremos que conectar la bomba de agua que habremos colocado anteriormente en el interior de depósito de 90L; qué a su vez, se encontrará metido bajo de la mesa de cultivo.
Y una vez realizados estos procedimientos, habremos completado el primer paso, construir el circuito de riego automático.

¿Cómo montar el sistema de desagüe?

Una vez montado el sistema de riego automático, el siguiente paso es realizar el montaje del sistema de desagüe. Este sistema es también de vital importancia pues nos ayudará a recuperar el agua sobrante de cada irrigación.

El primer paso es colocar la bandeja de cultivo sobre el soporte, y dentro de ésta colocaremos los slabs de lana de roca o coco, dependiendo del sustrato por el que finalmente nos hayamos decantado. Los slabs tienen que quedar distribuidos de forma que el primero coincida con el primer ramal, y así sucesivamente hasta el cuarto ramal. A continuación, justo debajo del desagüe colocaremos el depósito de recuperación de 40L, de este modo podremos aprovechar el drenaje de la bandeja.

Una vez realizados estos pasos, el sistema ya esta montado por completo y solo necesita que se le conecte el temporizador digital a la bomba de riego automático. A partir de este momento, ya tenemos todo el sistema hidropónico listo para ponerlo a funcionar y obtener la mejor cosecha que hayamos cultivado en nuestra vida. Mencionar que también existen sistemas hidropónicos que consisten en una sola maceta con un depósito bajo de ella y que son mucho más simples y baratos, aunque obviamente sólo sirven para una maceta y, por tanto, sólo podemos cultivar una planta.

como preparar un cultivo hydroponico

cómo preparar un cultivo hidropónico

Resultados.

Una vez comencemos a ver los resultados que obtenemos mediante el cultivo hidropónico, difícilmente volveremos a otro sistema. Si aportamos a las plantas los nutrientes que necesitan, y en su cantidad precisa, las plantas crecerán rápidamente y florecerán de una forma más rápida, más abundante y produciendo cogollos de mayor calidad.

Para obtener dichos resultados, aunque el sistema de riego está configurado y automatizado, debemos de estar encima de las plantas día tras día, aportándoles las cantidades necesarias de nutrientes. Para ello, podemos seguir algunas de las tablas de riego que aparecen en internet. A continuación, te mostramos algunas tablas que creemos que pueden resultar interesantes para el cultivador novel. Además, con la experiencia puedes mejorar y adaptar estás plantas a tus necesidades y exigencias personales. No solo debemos tener en cuenta los nutrientes que aportamos, sino que también debemos ser muy cuidadosos con los niveles de pH en el agua o con la esterilización del espacio de cultivo.

Tabla de Crecimiento y Floracion:  EC, PH, Temperatura y Humedad.

Crecimiento y Floracion hidropónico

Parámetros

Crecimiento

Floración

Semanas

1, 2 y 34 y 56 y 78 y 910 y 111213

EC

0,7 – 1,41,3 – 1,81,4 – 1,91,6 – 2,01,7 – 2,21,7 – 1,10,4

pH

5,5 – 5,85,9 – 6,26,0 – 6,26,0 – 6,26,0 – 6,26,0 – 6,26,0 – 6,2

Tª mín -máx

20 – 2720 – 2720 – 2720 – 2720 – 2719 – 2519 – 25

Humedad % mín máx

45 – 7050 – 7050 – 7045 – 7045 – 5540 – 5040 – 50

Nutrientes para cultivo hidropónico de marihuana.

Como sucede con la tierra, para la hidroponía encontramos muchas marcas de productos que ofrecen fertilizantes específicos para la fase de crecimiento (vegetativa) y para la fase de floración (generativa).

Si no tienes conocimientos avanzados, eres principiante o no quieres complicarte demasiado estudiando las composiciones de cada marca, aconsejamos que se utilice la gama completa para cultivos hidropónicos de cada una. Es decir, utilizar la gama completa de Hesi, Canna, Atami o la que creamos oportuna, pero no mezclar el potenciador de raíces de uno, con el crecimiento de otro y en floración utilizar 2 abonos de sellos diferentes.

En la tabla anterior (EC, pH, Temperatura y Humedad) vemos que los valores no son exactos, que existen rangos dentro de cada parámetro. Tenemos que conocer bien las variedades que cultivamos e incluso hacer pequeñas variaciones en nuestro manejo, así sabremos por ejemplo dentro de esos rangos qué valor de EC le viene mejor a nuestra variedad favorita si queremos sacarle el máximo partido. Lo mismo con la temperatura o humedad.

Nuestros fertilizantes (nutrientes) influirán tanto en la EC como en el pH, por lo que tendremos que controlarlos bien y añadir correctores de acidez en caso necesario. Continuando con la EC, las variedades Indicas soportan un mayor valor (hasta 2 o 2’2), sin embargo para variedades Sativas es mejor mantener la EC en los rangos inferiores de la tabla (1’7 – 1’8). Por eso es interesante leer manuales al respecto.

Existen fertilizantes especiíficos para tierra, para hidroponía o algunos sirven para ambos. Leed bien la etiqueta para estar seguros de que el abono que le echamos es el bueno, ya que en caso de equivocarnos es posible que no podamos solucionar el problema causado.

El pH.

Controlar el PH hará que las plantas, y sobre todo sus raíces, puedan absorber y procesar los nutrientes que les aportamos. Si no medimos bien el pH la planta no podrá absorber los nutrientes y se frenará considerablemente su crecimiento, floración y producción. Controlar los niveles de pH en el sistema hidropónico resulta tan fácil como imprescindible. La mejor opción es mantener el pH entre 5’5 y 6’2, para ello debemos de medir el pH diariamente y cambiar la solución de forma semanal. Esta tarea puede resultar difícil si cultivamos en suelo, pero con la hidroponía resulta sencillo ya que, a diferencia de la tierra, no hay un ecosistema bacteriano que produzca cambios en los niveles del pH.

Cómo Preparar sistema hidropónico de marihuana casero. (Video)

Conclusiones.

Como conclusión, señalar que el sistema hidropónico es uno de los sistemas más eficientes y productivos que podemos emplear para el cultivo de marihuana. Además, existen muchos métodos y formas de realizar este tipo se sistemas. Podemos emplear kits que vienen ya preparados, montarlo por nuestra cuenta comprando los elementos necesarios, realizar uno casero o hacernos con una maceta hidropónica. Todas estas opciones nos ofertan la posibilidad de producir una marihuana de gran calidad siguiendo unos simples pasos. Que no te asuste la complejidad que a simple vista parece tener el cultivo hidropónico, pruébalo y comprobarás como es mucho más fácil de lo que parecía en un principio y, además, los resultados serán inmejorable.

1 Comentario

  1. Hola buenas tenía una duda respecto al tema del riego yo pretendo cambiar el agua todas las semanas como aplico los fertilizantes al hacer el cambio echo los mililitros correspondiente a los litros que tema el tanque y ya está la semana siguiente gracias un saludo

    Respuesta

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados como *

Usted puede usar estos HTML etiquetas y atributos:: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EQT S.L.U. actúa como se responsable de los datos que se recabaran en el presente blog. La finalidad es mostrar su comentario en el post, cuya base jurídica es su consentimiento expreso del articulo 6.1.a. RGPD. Se pueden ejercer en cualquier momento los derechos de acceso, supresión, limitación, portabilidad de datos u oposición dirigiéndose a la dirección postal: al correo electrónico: info@geaseeds.com. Con el checkbox Das tu consentimiento para el recabado de los datos volcados aquí, admitiendo que los mismos son verídicos, exactos y fiables, aceptando haber leído la política de privacidad.