EL CO2 Y LA MARIHUANA

El dióxido de carbono (Co2) es básico para el correcto funcionamiento de las plantas, tanto como el agua, la luz o los nutrientes. Esto se debe a la necesidad de las plantas de consumir CO2 contenido en el aire de la atmosfera, para llevar a cabo la fotosíntesis y, por tanto, sus procesos vitales básicos. De lo contrario, la planta no podrá producir energía y será incapaz de desarrollarse óptimamente. Por tanto, aunque sea un gran desconocido para los cultivadores nóveles, el Co2 es imprescindible para llevar a cabo un cultivo profesional.

Cultivo interior

Cultivo interior

¿Por qué muchos no saben nada acerca del CO2?

La razón principal es que el aire de la atmosfera ya contiene el CO2 necesario para el correcto funcionamiento de las plantas, de lo contrario estas morirían. Por tanto, si nuestro cultivo es de exterior no habrá problemas de CO2, y si es un cultivo interior con luz artificial, será necesaria un buen sistema de ventilación que expulse el aire “viciado” e introduzca aire limpio del exterior.

Esto último es muy importante ya que, las plantas consumen CO2 y expulsan oxígeno, así que, si no hay una correcta ventilación, el aire del interior se saturará de oxígeno, bajarán los niveles de CO2 y las plantas serán incapaces de desarrollarse. Este es un problema poco frecuente ya que la ventilación es un factor que prácticamente todo cultivador tiene en cuenta hoy en día.

Función del CO2 en los procesos de la marihuana

El cannabis utiliza CO2 y la luz solar para producir la energía necesaria para sus procesos vitales básicos. Uno de estos procesos más destacados es la fotosíntesis, una reacción química que ocurre cuando la planta recibe luz solar y extrae el CO2 del aire a través de pequeñas aberturas en la parte inferior de las hojas (estomas). Los estomas funcionan de manera muy parecida a los poros de la piel, pero tienen células protectoras que pueden abrirse y cerrarse. Estos poros regulan la absorción de agua, gas, oxígeno (O2) y CO2 en la planta, así como la expulsión de agua y O2. Se podría decir que son las puertas de entrada y salida de la planta.

A continuación, el CO2 es absorbido por la cepa, que lo dirige a los cloroplastos, unos orgánulos de la planta que contienen clorofilas que absorben la luz, dando lugar a la fotosíntesis. Si queréis saber más sobre fotosíntesis, entrad en nuestros artículos sobre la fase oscura y fase luminosa y descubrir todo acerca de este complejo proceso de reacciones químicas que se da en el interior de vuestras cepas. Básicamente, la fotosíntesis absorbe luz, agua y CO2, y produce azucares para la alimentación de la planta; expulsando oxígeno.

proceso fotosíntesis

proceso fotosíntesis

Las cantidades de CO2 en el aire

Las proporciones de CO2 en el aire tienen un profundo efecto sobre la fotosíntesis y el desarrollo de las plantas de marihuana. El proceso de fotosíntesis se acelera a medida que aumenta la cantidad de CO2 en el aire, siempre y cuando haya una cantidad de luz óptima, ya sea solar o artificial.

La fotosíntesis se ralentiza y prácticamente se detiene si la concentración de CO2 en el aire baja hasta los 200 ppm. Dicha falta de CO2, producirá el bloqueo en la planta ya que esta no podrá producir los azúcares necesarios para su correcto desarrollo. La principal consecuencia de dicha situación será el bloqueo del crecimiento ya que la planta disminuirá su metabolismo para conservar energía y poder sobrevivir. De hecho, las cepas solo podrán continuar con sus procesos vitales una vez dispongan de suficiente CO2. Además, el nivel de luz, temperatura y CO2 deben aumentar para que la planta pueda utilizar los recursos de manera más eficiente.

A menos de 100 ppm de CO2 la fotosíntesis no tiene lugar y las plantas sufren una pérdida neta de azúcar debido a la respiración. A 100 ppm de CO2, la respiración y la fotosíntesis son iguales, por lo que no hay pérdida o ganancia neta. Si los niveles son del 400 ppm, como sucede en el aire de la atmosfera, la fotosíntesis aumenta rápidamente conforme los niveles de CO2 suben.

El aumento de la fotosíntesis se reduce a medida que la concentración de CO2 asciende a 800 ppm, y si supera dicha cifra (800-1200 ppm), el aumento será más significativo.

¿Es peligroso el CO2?

El CO2 no es peligrosos en proporciones normales y, además, no es un gas tóxico ni inflamable. Ahora bien, si los niveles de CO2 llegan a los 50.000 ppm, sí que puede ser peligroso para nuestro organismo. De todos modos, estos niveles son desproporcionados y difícilmente se pude dar dicho caso. Tened en cuenta que 50.000 ppm es una proporción 30 veces superior a los máximos porcentajes que necesita una planta.

co2 no inflamable y no tóxico

co2 no inflamable y no tóxico

¿Cómo mantener los parámetros óptimos de CO2?

Como señalábamos con anterioridad, una buena ventilación que proporcione aire del exterior fresco y limpio a nuestro cultivo interior es la mejor forma de mantener los niveles de CO2 necesarios para el correcto desarrollo de las cepas. También el uso de ventiladores mejora la circulación del aire y, por tanto, los niveles de CO2.

¿CO2 e intensidad lumínica?

Los niveles de CO2 están estrechamente relacionados con la intensidad lumínica. Es decir, la tasa de fotosíntesis tiene el mayor aumento conforme el nivel de CO2 sube de 0-200.

Si la luz es escasa (150 moles o 1150 fc) (12,330 lux), la tasa de fotosíntesis aumenta a medida que el CO2 aumenta a 400 ppm. Si se aumenta la concentración de CO2 más allá de dichos porcentajes sin aumentar la intensidad de la luz, no habrá una mayor tasa de fotosíntesis. De hecho, las cepas son incapaces de aprovechar los niveles más altos de CO2 hasta que la intensidad de la luz aumente.

Si la intensidad de la luz es de 600 mol (4600 fc) (49,310 lux), la tasa de fotosíntesis irá aumentando a medida que los niveles de CO2 aumenten a 400 ppm. La tasa de aumento disminuirá ligeramente después de eso, pero la tasa de fotosíntesis continuará aumentando a medida que los niveles de CO2 alcancen las 600 ppm.

Si se superan los 600 ppm de CO2, la tasa de fotosíntesis continuará subiendo, pero a un ritmo aún más lento, hasta que la tasa de aumento se estabilizará sobre los 1200 ppm. Por otro lado, si las plantas reciben entre 4500- 5500 fc (48,240 lux) de luz, pueden llegar a utilizar entre 1200-1300 ppm de CO2.

Por tanto, hay que tener en cuenta los lúmenes para calcular la cantidad de CO2 que debemos administrar a nuestro cultivo interior.

¿Cómo administrar CO2 a nuestro cultivo?

La mayoría de cultivadores emplean tanques de CO2 que van expulsando el gas poco a poco. Estos tanques suelen venir con un kit que trae todo lo necesario, desde medidores de CO2 hasta regulador de presión y válvula solenoide. En los Grow shops encontraréis una amplia oferta de artículos para generar CO2 en los cultivos.

tanque y generador co2

tanque y generador co2

Por otro lado, también existen los generadores de CO2 que mediante la quema de propano o gas natural producen el CO2 necesario para el cultivo de marihuana. Otros cultivadores emplean hielo seco, producto que al evaporarse también desprende CO2.

Si el espacio de cultivo es pequeño, el bicarbonato y el vinagre pueden ser una buena solución.

¿Cómo calcular la cantidad de CO2 necesaria para un cultivo?

La mejor forma de explicároslo es mediante un ejemplo. Una sala de 3 x 4 x 3 metros (largo x ancho x alto) contiene 36 metros cúbicos y requeriría de 0,036 metros cúbicos de CO2. Con esta sencilla fórmula calcularéis rápidamente la cantidad exacta de CO2 que necesitan vuestras cepas para un correcto desarrollo.

Este ha sido un repaso a todo lo relacionado con el CO2 y el cultivo de marihuana. Si aún os ha quedado alguna duda, no dudéis en dejar vuestro comentario y os contestaremos con la mayor brevedad posible.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados como *

Usted puede usar estos HTML etiquetas y atributos:: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

EQT S.L.U. actúa como se responsable de los datos que se recabaran en el presente blog. La finalidad es mostrar su comentario en el post, cuya base jurídica es su consentimiento expreso del articulo 6.1.a. RGPD. Se pueden ejercer en cualquier momento los derechos de acceso, supresión, limitación, portabilidad de datos u oposición dirigiéndose a la dirección postal: al correo electrónico: info@geaseeds.com. Con el checkbox Das tu consentimiento para el recabado de los datos volcados aquí, admitiendo que los mismos son verídicos, exactos y fiables, aceptando haber leído la política de privacidad.